Las Personas y su importancia en la gestión del cambio en las Organizaciones

Para que un proceso de cambio organizacional tenga éxito es necesario cuidar a las Personas y acompañarlas en sus propios procesos personales de cambio.

Ayer, las Organizaciones iniciaban un proceso de cambio para conseguir un objetivo determinado en un momento concreto. Hoy, factores como la velocidad a la que evoluciona la tecnología, la fuerza con la que irrumpen las redes sociales, los cambios de hábitos en el consumo y en la forma de relacionarse de las Personas y muchos otros factores, algunos impredecibles, como la última pandemia, evidencian que el cambio ha venido para quedarse. Las Organizaciones, y las Personas que la integran, necesitan estar preparadas para adaptarse a esta nueva realidad. ¿Cómo hacerlo con garantías de éxito? La gestión del cambio es la respuesta.

¿Qué es la gestión del cambio?

Por gestión del cambio podríamos entender como aquella disciplina que busca facilitar y conseguir la implementación exitosa de los procesos de transformación, lo que implica trabajar con y para las Personas en la aceptación y asimilación de los cambios de una forma consciente y en la reducción de la resistencia a los mismos.

«la gente no se resiste a los cambios, se resisten a los cambios que se imponen» Capra 2014

Aceptar y asimilar el cambio de una forma consciente, supone tratar de anticiparnos al futuro conforme emerge, recogiendo el feedback de las personas implicadas y así abordar el cambio generando conciencia y aprendizaje.

Aún así, algunas Personas acogerán el cambio con agrado, bien porque les benefician o porque es parte de su carácter, y otras, por el contrario, tendrán más dificultades para cambiar y les supondrá mayor esfuerzo para asimilar unas «nuevas reglas» que les obligan a abandonar su zona de confort. Acompañarlas en su proceso personal de cambio es una manera de que, poco a poco, vayan venciendo sus resistencias. 

La siguiente gráfica «Curva de adopción de la Innovación de Rogers» muestra como las Personas de una Organización aceptan la innovación o «cambio».

Fuente: El Camino del Elder

El reto es generar contextos favorables para que la mayoría acoja y asuma el cambio.

¿Cómo hacerlo?

  • Generando conciencia de la necesidad del cambio.
  • Incluyendo a todas las partes de la organización en el proceso.
  • Definiendo una imagen del cambio con la mayor participación posible.
  • Manteniendo al sistema permanentemente informado de la marcha proceso.
  • Acompañando a las Personas que experimenten más dificultades.

Son las Personas quienes aplican y viven los cambios, no sólo en lo que hacen, sino también desde qué lugar lo hacen. No hay duda que las emociones juegan un papel importante en estos casos, tal y como muestra la siguiente curva, basada en los estudios de Elisabeth Kübler-Ross, que posteriormente adoptó John Fischer.

Fuente: ActivaConocimiento

Es por ello, que el cuidado de las Personas por parte de los líderes, agentes de cambio, facilitadores y/o coaches y las técnicas que estos apliquen, tanto en el diseño como durante las distintas fases del proceso, resultan claves para que las Personas tomen conciencia de la necesidad del cambio y así aumenten su compromiso con la Organización y con el éxito del proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.