Arbola, presente en el STARTinnova 2022

Qué experiencia más interesante el haber podido participar de la final de STARTinnova 2022. En la misma ofrecimos una charla a los jóvenes finalistas a los que invitamos a realizar un viaje que les llevara, desde su protagonismo a poner conciencia en las habilidades puestas en marcha durante el desarrollo de sus proyectos, a reconocer y poner en valor su talento, y ver que ellos forman parte de la mejor opción para afrontar con garantías los retos y oportunidades presentes y futuros que tenemos como sociedad. La última parada suponía acercarles, a cada uno de ellos, a la siguiente reflexión, ¿cómo puedo ser la mejor versión de mi mismo para generar impacto en la sociedad?

STARTinnova, un programa pedagógico dirigido a los estudiantes de Bachillerato y Formación Profesional e impulsado por EL DIARIO VASCO, y que durante estos diez últimos años, con el apoyo del Gobierno Vasco, Adegi, Bic Gipuzkoa,Tknika, UPV/EHU y empresas del territorio, ha conseguido fomentar el espíritu emprendedor entre los estudiantes. Un viaje que se inició en el curso 2012/13 con la participación de 13 centros de Gipuzkoa y en el que, durante este período, han participado más de 25.000 estudiantes de diferentes Comunidades Autónomas y se han presentado más de 5.000 proyectos de emprendimiento.

En este sentido, era muy importante para nosotros conectar  desde un inicio, con los jóvenes, ellos son los PROTAGONISTAS de STARTinnova. Por tanto, realizamos un ejercicio de empatía para tratar de conectar con lo que les ha supuesto la experiencia de participar en un proyecto como STARTinnova. De esa conexión emergen mensajes fuerza como: EL SENTIDO Y LA PRACTICIDAD, el ejercicio de reflexionar para obtener alguna idea que pudiera tener  IMPACTO SOCIAL, conectando con el MUNDO REAL, y en esa conexión con el mundo real  con las ganas de ofrecer y ayudar le ven gran sentido en participar en este programa, Startinnova. Ponerse manos a la obra en crear para generar ese impacto.




“La mejor forma de predecir el futuro es crearlo”

Peter Drucker

Siguiendo con ese ejercicio de empatía, ponemos en valor  los aprendizajes que han podido experimentar durante el propio proceso,  destacamos las HABILIDADES, APTITUDES  Y APTITUDES que  han desarrollado trabajando en equipo,  pasando de lo que individualmente necesito, quiero a lo que el equipo, necesita, desea, desde la cooperación- colaboración. Habilidades, competencias y aptitudes como:

  • Una mente abierta, un pensamiento crítico y una capacidad de aprendizaje que les ha llevado a la búsqueda de soluciones creativas a los problemas que van surgiendo.
  • Una escucha empática que les ha permitido acoger las necesidades del otro, de los otros y construir en común de acuerdo a las necesidades que van emergiendo.
  • Capacidad de adaptación, tenacidad y flexibilidad que les ha llevado a trabajar la resiliencia, como esa capacidad para adaptarse a las situaciones adversas con resultados positivos.
  • Desde la autonomía de las personas, y su protagonismo, teniendo que tomar decisiones, la mejor decisión para el equipo, que en ocasiones no es la que yo como individuo elegiría, pero si la mejor para el conjunto, trabajando la tolerancia a la frustración, cuando las situaciones no se ajustan a lo que para mi sería lo ideal.
  • Construyendo relaciones sanas, teniendo que llegar a acuerdos, gestionando los conflictos que puedan aparecer y que les ha llevado a establecer relaciones de confianza.

A estas habilidades le sumamos la necesidad de tener un NORTE COMPARTIDO, un saber hacia dónde nos dirigimos, un propósito claro.

Todo esto les ha permitido funcionar como equipo de una efectiva (de cara a cumplir retos, objetivos y  resultados) y afectiva (cuidando las relaciones con las personas) y suponen importantes herramientas para poder dar respuestas innovadoras a los retos y oportunidades presentes y futuras que presenta nuestra sociedad.

Retos y oportunidades como las que se recogen en la Agenda 2030, con esos 17 objetivos globales que suponen una hoja de ruta hacia la sostenibilidad, o la transformación digital que tanto ha acelerado esta pandemia.

En este viaje, les invitamos a acercarse a las organizaciones, al ámbito del trabajo al que muy pronto van a acceder.

Y si ponemos la vista en las organizaciones, ¿qué están haciendo con relación a estos retos y oportunidades?

Las organizaciones, hoy más que nunca, necesitan desarrollar su capacidad de ADAPTACIÓN. Adaptarse a este mundo en constante cambio, se trata de un nuevo paradigma donde lo único estable es el cambio. En este contexto, resulta clave que las organizaciones:

  • sean más humanas y pongan el foco en cuidar y acompañar a las personas en ese proceso organizacional y personal de gestión del cambio.
  • evolucionen hacia una cultura inclusiva que sea capaz de acoger la diversidad y aprovechar así la creatividad de todas las personas que integran la organización.
  • pongan mucha energía en ser organizaciones atractivas para los jóvenes, y así aprovechar su talento.

Con respecto a este último punto, es muy importante  escuchar y conocer las preferencias de los jóvenes en el ámbito del trabajo, y, por encima de todas, destaca:

  • Flexibilidad: quieren poder elegir dónde, cuándo y cómo trabajar. Y están dispuestos a renunciar si su empresa no ofrece esas opciones.
  • Bienestar: una cultura que se centre en el cuidado de sus trabajadores, en el plano mental, físico y emocional.

Podríamos decir, que ha llegado el momento de pasar página, no podemos permitirnos que en las organizaciones sólo el 15% de los trabajadores estén comprometidos con lo que hacen (según los resultados de la encuestas de satisfacción y eficiencia que publica, periódicamente, la prestigiosa consultora Gallup). Es momento de evolucionar hacia modelos organizacionales más evolutivos, más efectivos y que ponen a las personas en el centro. Organizaciones donde las personas puedan desarrollarse personal y profesionalmente y donde todas remen en la misma dirección, hacia un objetivo común, entendiendo la organización como una trainera, donde el compromiso, el alineamiento y el sentimiento de pertenencia es incuestionable.

«Debemos crear un espacio (de trabajo) que nos apoye en nuestro camino hacia la plenitud. Cuando nos atrevemos a ir completos al trabajo, comienzan a ocurrir cosas extraordinarias»

Frederic Laloux

 

La buena noticia, es que en nuestro entorno más cercano encontramos organizaciones en algunos casos ya desde hace tiempo. Poniendo la mirada en el Ekosistema Gipuzkoano podemos destacar algunas de las muchas buenas prácticas en este sentido.

  • El padre Arizmendiarreta con los fundadores de ULGOR, lo que hoy se conoce como Corporación Mondragón y que supone un referente mundial de cooperación en el ámbito de la industria, con una plantilla que ronda los 80.000 trabajadores y una facturación anual de unos 10.000 millones de euros.
  • Los cocineros Gipuzkoanos, un gran ejemplo de emprender, innovar, creatividad y mucho trabajo. Nuestra cocina ha conseguido poner a Gipuzkoa como referente mundial, de ahí la cantidad de estrellas Michelin conseguidas y el buen funcionamiento de de proyectos tan ambiciosos como el propio Basque Culinary Center.
  • O la propia Real Sociedad, que ha sabido combinar el uso de los mayores avances en tecnología con la tradición consolidada de paciencia, cuidado y mimo del talento de la cantera.

En este sentido, toca agradecer a las instituciones públicas, a la empresa privada, y todo tipo de entidades que lo hacen posible y les animamos a que sigan dotando de recursos, medios y herramientas que permitan que las personas puedan seguir contribuyendo al desarrollo de riqueza y bienestar, y generando impacto social en nuestro territorio.

¿Cómo puedo ser la mejor versión de mi mismo para generar impacto en la sociedad?

Llegado este momento de la charla, les invitamos a un ejercicio de responsabilidad y compromiso con ellos mismos, sabiendo que ellos pueden ser “LA CANTERA GIPUZKOANA” del emprendimiento,  las semillas de las que pueden germinar esos emprendedores, como decimos no solo el concepto de emprender sino de intraemprender, dentro de tu puesto de trabajo. 

Es una cuestión de actitud, mejora, energía de innovación, creatividad …de ser la mejor versión de uno  mismo como persona y como profesional.

Y  aquí reparamos en otras  habilidades que tienen que ver con emprender con un propósito, que me dé sentido, y para eso la necesidad de conocerme,  de saber lo que me gusta, lo qué se me da bien, cual es mi don, mi talento  y en función de todo ello tener más conciencia sobre mi mismo a la hora de tomar  decisiones.

Para ello, conectamos con  el  concepto de IKIGAI, un concepto japonés que no tiene traducción literal, pero podría definirse como “lo que hace que la vida valga la pena ser vivida , la razón de ser, el motivo que hace que te levantes a la mañana , «tu propósito».

“El objetivo es identificar aquello en lo que eres bueno, que te da placer realizarlo y que, además, sabes que aporta algo al mundo. Cuando lo llevas a cabo, tienes más autoestima, porque sientes que tu presencia en el mundo está justificada. La felicidad sería la consecuencia”

Albert Miralles

 

Cómo descubrir tu propósito en 4 preguntas :

¿Qué te gusta?

¿En qué eres bueno?

¿Qué necesita el mundo?

¿Por qué te pueden pagar?

La idea es que la realización se alcanza con cosas que van más allá de la pasión, la misión, la vocación o la profesión. Incluso, más allá del dinero, del talento, de los gustos o de lo que pasa en el mundo.

Precisamente la realización, encontrar el sentido de la vida, llega cuando todos esos factores se combinan entre sí. El ikigai se conforma por un delicado equilibrio entre todas esas partes.

Lo mejor del ikigai es que sirve como una brújula para tomar decisiones en la vida. Tu ikigai sintetiza el concepto del propósito, así que cuando conocés esas áreas y las alinéas entre sí, tenés muy claro cuál es tu foco y hacia dónde tenés que ir.

Acabamos la charla, con una invitación a que se atrevan a hacerlo diferente. Para ello les mostramos el video de Fosbury, el saltador de altura que se atrevió a ser disruptivo, creyendo en él. Innovó con una nueva forma de salto, saltar de espaldas cuando nadie lo había pensado, le llamaron loco, se reían de él pero siendo tenaz, creyendo en él lo llevó a cabo en los JJOO de México y todo cambió, cambió la historia en esta disciplina pasándose a llamar Fosbury Flop.

“Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

Albert Einstein

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.